Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Bailén

—¡Qué veo!—exclamó D. Paco con súbita exaltación—. ¿No es aquel mozalbete el propio D.
Diego; no es mi niño querido, la joya de la casa, la antorcha de los Rumblares?... ¡Eh ... D.
Dieguito, aquí estamos..., venid acá!
En efecto; cuando estuvimos cerca, no nos quedó duda de que el mozuelo bailarín era D. Diego
en persona. Nos vió, y al punto vino corriendo para abrazarnos a todos con mucha alegría.
—Venid acá, venid a mis brazos, esperanza del mundo—exclamó D. Paco, loco de contento—.
¡Si supiera usted cómo está mamá!... ¡Buen susto nos ha dado el picaroncillo!... ¿Pero qué ha
sido eso, niño? ¿Estaba usía prisionero?
—Me cogieron prisionero junto a la ermita —dijo D. Diego—. ¿Pero estás vivo, Gabriel? ¿Y tú
también, Marijuán? Yo creí que os habían matado en aquella furiosa carga. ¿Y Santorcaz?... Pero
os contaré lo que me pasó. Después de la carga, y cuando entró la caballería de España, quedé a
retaguardia del regimiento; se me murió el caballo, y corrí a las filas del regimiento de Irlanda.
Cuando vinimos aquí, nos cogieron prisioneros los franceses, y yo les dije tantas picardías que
quisieron fusilarme.
—¡Qué horror!—exclamó D. Paco—. Pero veo que es usted un héroe, ¡oh mi niño querido! Creo
que la mamá piensa dirigir una exposición a la Junta para que le den a usted la faja de capitán
general.
—Iban a fusilarme—continuó el rapaz—, cuando un oficial francés tuvo lástima de mí y me
salvó la vida. Después lleváronme a sus tiendas, donde me dieron vino y....
—Vamos, vamos pronto a casa, y allí contará usted todo—dijo D. Paco—. ¡Qué alegría!
Volemos, señores. ¡Cuando la Sra. Condesa sepa que le hemos encontrado!... ¡Ah! ¿No sabe
usted que está ahí su novia?... ¡Qué guapísima es!... La pobre no cesa de llorar la ausencia del
niño, y si no hubiese usted parecido, creo que la tendríamos que amortajar. Vamos, vamos al
punto.
Corrimos todos a Bailén muy contentos. Al llegar al pueblo, uno de nosotros propuso anticiparse
para anunciar a Dª. María la fausta nueva; pero no permitió D. Paco que nadie sino él en persona
se encargase de tan dulce comisión, y con sus piernas vacilantes corrió hasta entrar en la casa,
diciendo con desaforados gritos: «¡Ya pareció, ya pareció!» Cuando nosotros llegamos con el
joven, todos salieron a recibirle, excepto Amaranta, a quien un fuerte dolor de cabeza retenía en
su cuarto. Era de ver cómo los criados, las hermanitas, y la misma D.ª María, sin poder contener
en los límites de la dignidad su maternal cariño, le abrazaban y besaban a porfía, y uno le coge,
otro le deja, durante un buen rato le estrujaron sin compasión. Al fin, reuniéndose todos, incluso
los huéspedes, en la sala baja, D. Diego fué solemnemente presentado a su novia. No puedo
olvidar aquella escena que presencié desde la puerta con otros criados, y voy a referirla.
Nota a pie de página:
[3] «Je ne m'explique cette indigne lacheté que par la crainte de compromettre ce que l'on avait
volé» (Mem Duc dé Rovigo, vol. IV.)
 
Remove