Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Bailén

—Tú eres un buen muchacho. Ayúdanos a buscar a mi hijo y te recompensaré. Si parece, yo te
prometo que serás su paje cuando se case.
—¡Ah, gracias, señora!, muchas gracias—contesté con viveza.
—Eres modesto. ¿Crees que no mereces este honor? Aunque no lo merezcas, yo te lo concedo.
Llegamos a un punto en que se distinguía un cuerpo tendido boca abajo sobre el suelo. Nos
estremecimos todos, y Asunción y Presentación se abrazaron llorando a gritos. La curiosidad
luchó un instante en nosotros con el temor, pues deseábamos acercarnos al cadáver por ver si era
D. Diego, y temíamos llegar a él por si acaso era. Doña María fué la primera que dió un paso, y
la seguimos todos. Aquel cadáver solitario de un hombre muerto por la patria no había
encontrado todavía ni un pariente, ni un amigo, ni un camarada que se cuidase de él. No era D.
Diego.
La Condesa, después de examinarlo, alzó los ojos al cielo, cruzó las manos y rezó en voz alta el
Padrenuestro, a cuya oración contestamos todos muy devotamente con El pan nuestro....
Seguimos andando, y en otro sitio encontramos algunos cadáveres, que D.ª María, con heroísmo
sobrenatural, examinaba cara a cara hasta convencerse de que su hijo no estaba allí. Si nos
acontecía llegar en el momento de abrir a alguno la sepultura, todos echábamos un puñado de
tierra en la fosa del patriota, que bien pronto desaparecía en la vasta superficie del campo, no
quedando huella ni marca alguna en el suelo, como no queda noticia del heroísmo individual en
la Historia.
Nuestras pesquisas por todo el campamento no dieron resultado alguno. Las dos hermanitas no
podían tenerse en pie, ni cesaban de rezar en castellano y en latín, recitando con fervorosa
declamación cuantas oraciones sabían. Tales eran la confusión y anonadamiento de D. Paco, que
más de una vez se cayó al suelo. Sólo D.ª María conservaba una entereza heroica y casi bárbara,
que hacía creer en la superioridad del temple moral de algunos linajes sobre el plebeyo vulgo.
No en vano tenía aquella señora por su línea materna la sangre de Guzmán el Bueno.
Era muy tarde cuando volvimos a la casa. Mientras reinaba en ella la desolación, ni una lágrima
brotó de los ojos de D.ª María.
—Si Dios ha querido disponer de la vida de mi hijo—declaró, sentándose en el clásico sillón de
cuero—, concédame al menos el consuelo de saber que ha muerto con honor.
—Don Diego ha de parecer, señora—dije yo, conmovido—. Si hubiera muerto, ¿no habríamos
encontrado su cuerpo?
Esta razón devolvió a D. Paco su perdida fuerza dialéctica, y habló así:
—¿Pero no hubo también un pequeño combate allá donde estaba Vedel? ¡Quién sabe si cogerían
prisionero al niño!
—Los prisioneros fueron devueltos esta tarde por orden de Dupont—afirmó D.ª María.
—¿Y si el niño estaba herido y le metieron en el hospital francés?...
Remove