Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Ariel

a este bronce se sentaba habitualmenteel maestro, y por ello le
llamaban con el nombre del mago a quien sirvey favorece en el
drama el fantástico personaje que había interpretado elescultor.
Quizá en su enseñanza y su carácter había, para el nombre,
unarazón y un sentido más profundos.
Ariel, genio del aire, representa, en el simbolismo de la obra
deShakespeare, la parte noble y alada del espíritu. Ariel es el
imperio dela razón y el sentimiento sobre los bajos estímulos de
lairracionalidad; es el entusiasmo generoso, el móvil alto y
desinteresadoen la acción, la espiritualidad de la cultura, la
vivacidad y la graciade la inteligencia, el término ideal a que
asciende la selección humana,rectificando en el hombre superior
los tenaces vestigios de Calibán,símbolo de sensualidad y de
torpeza, con el cincel perseverante de lavida.
La estatua, de arte real, reproducía al genio aéreo en el instante
enque, libertado por la magia de Próspero, va a lanzarse a los
aires paradesvanecerse en un lampo. Despegadas las alas; suelta
y flotante la levevestidura, que la caricia de la luz en el bronce
damasquinaba de oro;erguida la amplia frente; entreabiertos los
labios por una serenasonrisa, todo en la actitud de Ariel acusaba
admirablemente el graciosoarranque del vuelo; y con inspiración
dichosa, el arte que había dadofirmeza escultural a su imagen,
había acertado a conservar en ella, almismo tiempo, la
apariencia seráfica y la levedad ideal.
Próspero acarició, meditando, la frente de la estatua; dispuso
luego algrupo juvenil en torno suyo; y con su firme voz—voz
magistral quetenía para fijar la idea e insinuarse en las
profundidades delespíritu, bien la esclarecedora penetración del
rayo de luz, bien elgolpe incisivo del cincel en el mármol, bien
Remove