Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Amistad Funesta -Novela

y en que diríase que se estápudriendo y desmigajando por momentos el alma nacional, a evocar
sumemoria sagrada, y al evocarla, a pedir a vosotros todos—y en vosotros atodos mis
conciudadanos—, menos política aleve, menos intriga sutil,menos ambiciones, menos
complicidades, menos emboscadas tenebrosas: ymás piedad para los yerros y ofensas, y más
respeto para todos lospreceptos constitucionales, y más rectitud para rechazar a los que
seancapaces de invitar al deshonor y al crimen, y más pureza para defenderlos principios patrios,
y más voluntad para no codearse con los viles, ymás valor para sacarlos por el cuello y ponerlos
adonde el sol los quemey los destruya.... Yo vengo aquí, a rendir el tributo infeliz de
mispalabras, al literato insigne, al poeta sincero, al orador maravilloso,al hombre tierno y sonoro,
grande y bueno, que despertó en mi alma, yacon las armonías incomparables de su joyante prosa,
ya con los trinosmelodiosos de sus versos, ya con el himno triunfal de su vozpitonisaria, el amor
inextinguible por la Libertad y la Belleza; alhombre cuya cabeza ya está hueca, cuyos labios ya
están mudos, cuya manoestá ya deshecha, al apóstol y al mártir que reposa para siempre en
laalmohada eterna y en el inmortal silencio.... Vengo aquí, en fin,trémulo y reverente, como hijo
agradecido y amoroso, a ofrendarle mispobres flores, mis flores descoloridas y sin perfume, mis
pobres floresque acaso manos traidoras arrebaten y despedacen, atendiendo al dolorque en
algunos vivos proporciona la glorificación de aquellos muertoscuyas virtudes no saben; o no
quieren imitar.... Sí, porque es tristecosa, pero es lo cierto; todo aquel que posee una
cualidadextraordinaria, lástima, sin más que eso, al que no tiene ninguna: nohay bien de uno que
no traiga la tristeza de otro; no se rinde homenajea un muerto que no vaya acompañado por
malignas lágrimas o malignassonrisas. El mundo rebosa de gentes que sufren con todo triunfo
ajeno yquisieran ir por él con una pica derribando cuanto les sobresale: y degentes parasitarias
que se ríen de todo lo que no comprenden. Pero...desprecio para ellos los envidiosos y
desdeñosos de oficio, ¡lástima desus humanas envolturas tan vilmente rebajadas! Aunque, quién
sabe si porello son más grandes los grandes de la tierra, los que han pasado sindoblar las rodillas
por el mundo. Ellos son la espuma que salpica labarca y también la ola que la lleva a seguro
puerto; la nube que ocultala estrella y también la sombra que la hace resaltar; el puñal que hierey
que envenena y la mano que venda y que restaura; el chiste raquíticoque rebaja y la oda
resonante que eleva y dignifica; la multitud querecrimina y aplasta y el pueblo que corona y
premia; los gusanos quedestruyen el cadáver y las flores que crecen sobre las sepulturas.
Ellosson la consagración: no hay gloria completa sin el beso de una hermosa ysin la mordedura
de un malvado; nadie puede llamarse francamentetriunfador si no ha sentido posarse sobre su
frente tiernas miradas demujeres y crueles y sarcásticas miradas de hombres... ¡Ah! quién diera
amis palabras la pujanza de águilas bravías o potros cerriles, parapregonar con ellas a despecho
de afilados dientes y rastreros silbidos,y no ya por la isla infeliz, sino bajo todos los techos del
mundo, elgenio y la bondad del divino maestro. Pero mis palabras, débilesmariposas, apenas si
podrán en su vuelo llegar hasta vosotros, y apenassi podrán expresar el sobrenatural trastorno
que de mí se ha apoderado,desde que sé, porque lo he prometido, que es deber mío rememorar su
vidallena de sacrificios y perdones, recordar sus doctrinas bañadas de fe yamor, decir algo que
sea de su literatura y poesía originales, rendir mihomenaje de admiración y de cariño entrañable
al hombre sin tacha, apesar de fealdades e impurezas de la tierra, al hombre dulce y amable,que
es hoy, al cabo de quince larguísimos años de desaparecido, luzserena y deleitosa en mi cerebro,
ternura y bondad y alas en micorazón... ¡Su vida! ¿Y podrá el pensamiento desbordado seguirla
en sucarrera de gloria y de dolor? ¿Podrá la palabra humana, humo y cáscara,y vestidura tantas
veces de las más bajas pasiones, relatar tantagrandeza como encierra su vida? Nació José Martí
en cuna humilde, en LaHabana, el 28 de enero de 1853, en la casa marcada con el n.º 102 de
Remove