Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Amaury

podía ofenderle.Lea usted en mi corazón y verá si hay que
culparme.
»No ignora usted que por la noche escribo mis actos y
pensamientos detodo el día, siguiendo una costumbre que me
hizo usted adoptar desde lainfancia y que usted mismo, atareado
por tan graves ocupaciones, no hadescuidado jamás.
«Siempre que uno está así solo y frente a frente consigo
mismo, se juzgacon imparcialidad, y al día siguiente se conoce
mejor. Esta meditaciónrenovada cada día, este examen de la
propia conducta, bastan para darunidad a la vida y rectitud de
proceder.
«Constantemente he seguido hasta hoy esta práctica que usted
mismo meenseñó, y nunca he comprendido su utilidad mejor
que ahora, ya quegracias a ella podrá usted leer en mi alma
como en un libro exento defalsía, si no de toda reprensión.
»Vea usted en este espejo mi amor siempre presente aunque
para míinvisible, pues a decir verdad no supe hasta qué punto
amaba yo aMagdalena sino el día en que usted me separó de
ella, en el momento enque comprendí que podía perderla, y
cuando usted me conozca, como yo meconozco, entonces
juzgará si soy digno aún de su aprecio.
»Ahora, padre mío, aunque confiando en esta prueba y en su
afecto esperocon angustia el fallo que va a dictar sobre mi
suerte.
»En sus manos está mi destino. No lo rompa, se lo ruego como
se lo ruegoal Altísimo.
Remove