Not a member?     Existing members login below:
Checkout our recommended Summer Reading in our new Book Lists here

Amaury

vozahogada lanzando una furtiva mirada al sepulcro de
Magdalena como siquisiera pedirle aliento para hacer tal
confesión,—es... Felipe Auvray.
Mientras hablaba Antonia, contemplábala el doctor sin
quererinterrumpirla; pero entreabría sus labios una benévola
sonrisa y parecíatentado a hacerle alguna advertencia.
—¡Conque, Felipe Auvray!—repitió después de un momento
desilencio.—¿A ése eliges entre todos los jóvenes que te
rodean?
—Sí, tío; él será mi esposo—continuó Antoñita, bajando aún
más la voz.
—Pero, si la memoria no me es infiel, tú has dicho muchas
veces que nopodían tomarse en serio sus pretensiones, y hasta se
me figura que tetenían sin cuidado las torturas que le hacías
sufrir con tus desdenes.
—Así es, tío mío; pero de entonces acá he cambiado de
opinión, y esaconstancia y esa abnegación de un amor sin
esperanza me ha enternecidohasta tal punto que...
Antoñita se interrumpió como si tuviese que hacer un gran
esfuerzo paraacabar la frase, y por fin, dijo:
—...estoy decidida a ser su esposa.
—Está bien, Antoñita—dijo el señor de Avrigny, y puesto que
ésta es turesolución...
—Sí, padre mío, ésa es mi resolución inquebrantable—
contestó la jovenpugnando en vano por contener los sollozos
que la ahogaban.
Remove