Not a member?     Existing members login below:

Amaury

»Atravieso el primer período. En ocasiones noto que
momentáneamente heperdido la memoria, y a este fenómeno
suceden extrañas exaltaciones,dolores de cabeza, tan agudos
como pasajeros, y contracciones parciales,que con frecuencia, y
cuando menos lo espero, me hacen caer en miasiento o privan de
movimiento a mis brazos cuando los alargo en buscade algún
objeto.
»De aquí a dos o tres meses todo habrá terminado y no sufriré
ya.
»¡Dos o tres meses! ¡Qué largo es ese plazo!
»Mas, ¡cuán ingrato soy! ¡Perdóname, Dios mío!
XLIII
El 1.º de mayo hacia las once de la mañana como tenía de
costumbre,llegó Antoñita a Ville d'Avray, encontrando al doctor
Avrigny inclinadoun grado más, hacia la sepultura.
Desde algún tiempo acá notaba en aquella inteligencia, antes
vigorosa,extrañas distracciones y algo así como un principio de
insania.
El espíritu se perturba como la vista a fuerza de mirar siempre
hacia unmismo objeto y así la única idea que irradiaba en las
tinieblas deaquella triste existencia, la arrastraba como un fuego
fatuo hacia losabismos de la locura a fuerza de contemplar la
muerte.
No obstante, el 1.º de mayo, haciendo un supremo esfuerzo, y
comoestimulado por la rapidez del tiempo, quiso informarse con
mayorsolicitud aún que en las anteriores visitas de la vida
 
Remove