Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Amaury

leerlas parécemetener delante a una hermana cariñosa,
encantadora en su tristeza,risueña y llorosa a un tiempo,
pidiéndome estrecha cuenta por elabandono de que en medio de
mi dolor egoísta la hacía objeto,olvidándome del suyo.
»Sí, Antoñita; quiero que usted me perdone, y para ello debo
confiarlemi suerte, someterme a sus generosas inspiraciones, y
poner en sus manoseste pobre corazón abatido por el infortunio,
lacerado por la pena.
»Amaury.»
DIARIO DEL DOCTOR AVRIGNY
«El doctor Gastón ha venido a visitarme pretextando querer
celebrarconmigo una junta; pero en realidad, con el solo
propósito de verme. Yame explico su deseo: Antoñita le ha
dicho que estoy enfermo y él haquerido examinarme.
»Pero yo, sospechando la verdad, me he negado a recibirle.
Quieroguardar para mí solo, substrayéndolo a toda mirada
extraña, el tesoroque Dios se digna enviarme.
»Mucho tiempo he pasado en la incertidumbre; pero hoy ya
los síntomas noofrecen la menor duda: estoy atacado de una
cerebritis, de una de esasraras dolencias que siguen casi siempre
a un dolor moral intenso.
»Se me presenta magnífica ocasión de hacer en mi propio
cuerpo estudiosque habrán de ser sumamente curiosos para la
ciencia, pues nada hay másinteresante para el médico que seguir
las fases que una enfermedadrecorre libremente al través de un
organismo humano sin tropezar contrabas que traten de detener
sus progresos.
Remove