Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Amaury

una buena noche. Mañana por la mañana podrás pasar una hora
en sucompañía, y dentro de mes y medio volverás a encontrar en
Niza a tufutura esposa ya restablecida y muy contenta de
reunirse contigo.
»Al escuchar sus palabras sentí el aguijón del remordimiento y
estuve apunto de revelárselo todo; pero pensé en Magdalena
para quien eldisgusto que ello le hubiera ocasionado habría sido
más pernicioso quela entrevista en proyecto, y esta
consideración me dio fuerzas paraabstenerme de decir nada a su
padre.
»Por lo demás, cuando sea necesario yo velaré sobre mí y
sabrédominarme.
»Oigo dar las once. ¡Buenas noches, Antoñita! La dejo a usted
para ir enbusca de Magdalena, que ya me estará aguardando.»
A las 2 de la madrugada.
«Tan pronto como llegue a sus manos esta carta póngase en
camino yvenga, porque nos hace mucha falta su presencia.
»¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Magdalena se muere sin remedio!
¡Oh! ¡Quémiserable soy! ¡Venga, venga usted a escape!
»Amaury
EL DOCTOR AVRIGNY A ANTONIA
«Aunque te necesitamos y por mucho que te alarmes cuando
sepas el estadode Magdalena, no vengas, Antoñita, no vengas,
hija mía, hasta que ellamisma se decida a llamarte.
Desgraciadamente estoy temiendo que notardará mucho en
hacerlo. ¡Ten compasión de mí, tú que sabes hasta quépunto la
quiero!
Remove