Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Amaury

»Muchas veces doy gracias al Altísimo por haber infundido en
mi alma lavocación que me hizo abrazar esta carrera, que hoy
me permite velar porla vida de mi hija.
»¿Puede haber alguien capaz de tener, como yo tengo, la
paciencia depermanecer día y noche a la cabecera de mi enferma
sin guiarle otroestímulo que el sentimiento altruista de la
ciencia? ¿Habría alguiencapaz de hacer por el oro o por la gloria
lo que por amor paternal estoyyo haciendo? No; no hay nadie
capaz de eso. Si yo la abandonase unmomento y no estuviese a
su lado para prever y combatir los riesgos quepuedan
presentarse, ya habría sido amenazada su existencia varias
veces.
»Cierto es también que constituye un suplicio muy superior a
todos losdel infierno del Dante el ver con tal claridad en el
pecho de una hijalos dos fieros adversarios, los dos principios de
vida y de muerte,cuando la vida, vencida, aniquilada, retrocede
paso a paso para irabandonando el campo poco a poco a su
enemigo implacable y eterno.
»Afortunadamente el progreso del mal parece haberse
detenido por ahora yme deja respirar con libertad un instante.
»Espero. ¿Podré también confiar? ¡Dios lo sabe!»
XIX
5 de julio
«Sigue muy mejorada y esta mejoría la debo a Amaury y a
Antoñita. Amauryse ha portado como hombre capaz de todo
sacrificio por la mujer a quienama. Verdad es que él fue el
causante del mal; pero justo es reconocerque no podía hacer más
por llevar a la cima la empresa de repararlo. Hadedicado a
 
Remove