Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Amar es Vencer

Salgo dentro de poco para un viaje bastante inesperado, pero
quieroparticiparte sin demora una buena noticia, y es que estoy
encargado desuplir al buen viejo Marignol en su cátedra del
Colegio de Francia. Elbuen señor no quiere todavía soltar su
presa enteramente y me haescogido para hacer sus veces
mediante un poco de dinero y lejanasesperanzas. Pero estoy
encantado, porque, si lo hago bien, y loprocuraré con todas mis
fuerzas, estaré designado para sucederle un día.
Y vuelvo a mi viaje, que te va a hacer mucha gracia. Figúrate
que estamañana una esquela de Lacante me llama a su lado.
Corro a verlo y loencuentro luchando con un violento ataque de
gota. Con su bata de gruesomuletón obscuro y anchas mangas,
en las que ocultaba sus doloridas ytemblorosas manos, y con
aquel cráneo calvo, que relucía sobre unaestrecha corona de
cabello, parecía un fraile viejo.
A la primera ojeada vi una profunda turbación en aquella cara
redonda yafeitada, tan maliciosa y jovial de ordinario.
—Querido mío—me dijo sin preámbulos,—me ocurre una
contrariedadconsiderable: he perdido a mi tía.
—¿Qué tía?
—No tenía más que una, la señorita de Boivic, y aun ésta no lo
era másque por benevolencia y especial elección. Era, en efecto,
hermana delsegundo marido de mi madre, de modo que no me
unía con ella ningún lazoreal de parentesco... Sin embargo...
—Siempre es triste—dije al ver que vacilaba para continuar—
perder alos, que...
—No diga usted vulgaridades, mi buen amigo—me
interrumpió con un gestode impaciencia.—Apenas conocía a esa
Remove