Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Algo de Todo

¿Cómo, por breve que el prólogo sea, he de prescindir del autortraducido y he de
limitarme a juzgar la traducción solamente? Fuerza esdecir algo sobre Shakspeare, y
esto es lo difícil, lo enojoso para mí,sobre todo en pocas palabras.
Shakspeare es el ídolo literario de Inglaterra. El influjo civilizador,la
preponderancia política de esta gran nación, en todo el auge ahora desu fortuna,
riqueza, prosperidad y brío, han difundido y acrecentado lagloria del poeta amadísimo
entre cuantas naciones pueblan la faz de latierra. ¿Qué podré yo añadir a las alabanzas
de Shakspeare dadas enAlemania por Wieland, ambos Schlegel, Lessing y tantos
otros críticos ypoetas, que le aclaman el príncipe de los dramáticos y la fuente
deinspiración de donde ha surgido el genio de la moderna y hermosa poesíaalemana?
¿Cómo hablar, cómo escribir de Shakspeare después del encomiohecho por Víctor
Hugo, ciclópeo monumento, serie de ditirambosdesaforados, estatua colosal, fundida
en una imaginación de fuego por unentusiasmo que raya en delirio, y abrillantada y
retocada después por uncincel de diamante? ¿Cómo atreverme a desplegar los labios o
a dejarcorrer la pluma, habiendo leído la apoteosis bellísima, el saludosublime que
Emerson envía a Shakspeare desde el otro lado del Atlántico?
Mi espíritu frío, tardo para los raptos de admiración, aunque no incapazde ellos,
harto indeciso y vacilante para no ver el contra al lado delpro, y tranquilo hasta la
pesadez, es imposible que siga, ni desde muylejos, el remontado vuelo encomiástico
de los precitados autores.
Shakspeare, dicen, es inconcebiblemente sabio: los demás sabios que hahabido en
el mundo dejan al menos que su sabiduría se conciba.Shakspeare ni esto deja. En
punto a facultad creadora Shakspeare esúnico. No se puede imaginar nada mejor.
Shakspeare está más por cima deMilton, Cervantes o el Tasso, que éstos del vulgo.
De la venida de Shakspeare al mundo no han hecho algo tansobrenaturalmente
importante como la encarnación de un Dios; pero hanhecho más, según el gusto y
forma con que tales encarecimientos puedenhacerse en el día. Shakspeare, dice
Emerson, es en historia natural unaproducción del globo que anuncia nuevas mejoras;
alguna casta nueva, conrelación a la cual seamos los hombres de las demás castas lo
que el monoes con relación al hombre.
Ni mi escasa anglomanía, ni mi poco fervor romántico, ni mis
inveteradaspreocupaciones en pro de la medida, orden, reposo y arreglo de lospoetas
griegos y latinos, ni mi amor a mi propia casta y nación y a losgrandes ingenios que
ha producido, entre los cuales Cervantes, y Lope, ytal vez. Tirso, se levantan a mis
ojos sobre Shakspeare, consienten queyo adopte por míos tan superlativos encomios.
Me veo, pues, en la precisión de rebajar el mérito del autor, que miamigo Clark
presenta al público de España, en vez de ponderarle ysublimarle. Harto me aflige
tener que hacer un papel tan ingrato; perono me faltan consuelos.
Remove