Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Al Primer Vuelo

—Pues entonces, ¡qué demonio! empleemos la sobremesa en
puntos de másenjundia... Deme usted alguna noticia más de las
gentes de nuestrotiempo. Verbigracia, del famoso boticario...
—Yo, con permiso de ustedes, los voy a dejar. Eso de las
visitas metiene con cuidado, y temo que me falte tiempo para
arreglarme.
—Pues adiós, hija mía.
—Buen provecho, y hasta luego.
—A los pies de usted, Nieves.
—¡Ea! ya está usted empezando.
—¿Por dónde?
—Por donde usted guste o más rabia le dé.
—¿Se permite murmurar, ahora que estamos solos?
—¿De quién, hombre malévolo?
—Del primero que salte en la conversación.
—¡Como si supiera hacer otra cosa el inocente!
—Gracias por la lisonja.
—Es justicia, créalo usted... Pero ¿y si el que salte en
laconversación no da motivos?
—Aquí todos le dan, poco o mucho, en diferentes sentidos.
—¿Hasta el pobre boticario?
—Ese es hombre aparte, no solamente en Villavieja, sino en
todo elmundo sublunar.
Remove