Not a member?     Existing members login below:
FREE 1,250 eBook USB Library with each 550 AudioBooks Order. Click here

Al Primer Vuelo

si perseveras en tusbuenos propósitos, no has de aburrirte un
minuto aquí, por muy recio quellegue a tronar, como Dios nos
dé salud... Ahora, y por de pronto, tengausted la bondad, señora
Catana, de ordenar que se nos sirva en seguiditael desayuno; y
con las fuerzas que nos dé y mientras le tomamos, o
desobremesa, haremos el plan de campaña para hoy, o para toda
la quincena,si nos conviene a ti y a mí. ¿No es cierto, Nieves?...
Pues andando paradentro. Pero aguardaos un poco y oídme la
última palabra, como ahora sedice: recorriendo con la vista la
inconmensurable extensión de estoshorizontes, y respirando el
ambiente, medio terral, medio salino, quellena todo el
panorama, y anima y engrandece el espectáculo de sustérminos
y detalles maravillosos, ¿no es verdad que se siente uno
comomás fuerte y más satisfecho? ¿que si se tienen penas se
olvidan? ¿que sile dominan a uno rencores los acalla? ¿que si
vacila entre lo cierto ylo falso, entre lo útil y lo pernicioso, entre
lo nimio y lo grande, sele revela de pronto, y como por milagro,
la verdad desnuda y clara? ¿queno nos asalta, en fin, una idea
que huela a innoble, ni un deseo que nosea honrado?
Respondedme con franqueza.
Se le respondió que sí inmediatamente; y satisfecho con la
respuesta,don Alejandro Bermúdez rompió la marcha hacia
dentro, diciendo a las dosmujeres, con el mayor entusiasmo,
como si nunca se lo hubiera dichohasta entonces:
—¡Si no tiene escape! Dadme vosotras un aire puro, y yo os
daré unasangre rica; dadme...
Cuando dijo la última palabra de esta conocida tesis, Nieves
estaba yasentada a la mesa del comedor, en espera del desayuno;
la rondeña, en lacocina para que acabara la cocinera de
prepararle, y abocando alpasadizo frontero, don Claudio Fuertes
Remove