Not a member?     Existing members login below:

Aguas Fuertes

Después de discutir con violencia y de rechazar enérgicamente lasproposiciones
conciliadoras, Lolita se encerró en un silencio sombrío.Al ver esta muestra de
debilidad, las amigas apretaron el asedio,enviando cada cual un argumento más o
menos poderoso; sobre todo Luisa,era incansable en formar silogismos, que alternaba
sin cesar consúplicas ardientes.
Al fin Lolita volvió lentamente la cabeza hacia Asunción. La pobre niñaseguía en la
misma postura, abatida, ocultando siempre el rostro con lasmanos. Al verla, debió
pasar un soplo de enternecimiento por el corazónde la irritada hermana; destacose del
grupo, y viniendo hacia ella, laechó los brazos al cuello diciendo:
—No llores, Chonchita, no llores.
Pero al pronunciar estas palabras lloraba también. La cabecita rubia yla morena
estuvieron un instante confundidas. Rodeáronlas las amigas, yni una sola dejó de
verter lágrimas.
—¡Vamos, niñas, que nos están mirando!—dijo Luisa.—Enjugad laslágrimas y
vamos a pasear.
Y en efecto, llevándose el pañuelo a los ojos, ella la primera, conrostro sereno y
risueño se mezclaron agrupadas entre la muchedumbre; ylas perdí muy pronto de
vista.
LA BIBLIOTECA NACIONAL
Madrid posee una biblioteca nacional. Esta biblioteca se halla situadaen la calle del
mismo nombre que desemboca por un lado en la plaza de laEncarnación y por el otro
en la de Isabel II. Es fácil reconocer eledificio. Además, posee en el barrio de
Salamanca los cimientos de unanueva biblioteca construidos con todo lujo,
perfectamente resguardadosde la intemperie y rodeados de una bonita verja. Con tales
elementos esfuerza convenir en que la capital de España no carece de medios
deinstrucción y que todo el que desee estudiar puede hacerlo. No obstante,una cosa
me ha sorprendido siempre, y es que la biblioteca nacional noestá tan concurrida
como debiera suponerse, dado el número de habitantesy su reconocida afición a
meterse en todos los sitios donde no cuestedinero. Quizá dependa de hallarse cerrada
la mayor parte de las horasdel día y de la noche. En cuanto a los cimientos, a pesar de
ser tanbellos y sólidos, están siempre desiertos, lo cual les da un ciertoaspecto de
necrópolis pagana, no ciertamente en consonancia con losfines de su instituto, como
dijo Pavía el del 3 de Enero hablando de laGuardia civil.
 
 
Remove