Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Aguas Fuertes

La Abeja
EL RETIRO DE MADRID
I
MAÑANAS DE JUNIO Y JULIO
Entre las muchas cosas oportunas que puede ejecutar un vecino de Madriddurante
el mes de Junio, pocas lo serán tanto como el levantarse demadrugada y dar un paseo
por el Retiro. No ofrece duda que el madrugares una de aquellas acciones que
imprimen carácter y comunicansuperioridad. El lector que haya tenido arrestos para
realizar este actohumanitario, habrá observado en sí mismo cierta complacencia no
exentade orgullo, una sensación deliciosa semejante a la que habráexperimentado
Aquíles después de arrastrar el cadáver de Héctor entorno de las murallas de Ilión. El
heroísmo presenta diversas formassegún las edades y los países, mas en el fondo
siempre es idéntico.
Cuando madrugamos para ir a tomar chocolate malo al restaurant delRetiro, una
voz secreta que habla en nuestro espíritu, nos regala conplácemes y enhorabuenas.
Nuestra personalidad adquiere mayor brío, nossentimos fuertes, nobles, serenos,
admirables. Los barrenderos detienenla escoba para mirarnos, y en sus ojos leemos
estas o semejantespalabras: «¡Así se hace! ¡Mueran los tumbones! ¡Usted es un
hombre,señorito!» Y en testimonio de admiración nos echan media arroba de polvoen
los pantalones.
El día que madrugamos no admitimos más jerarquías sociales que lasdeterminadas
por el levantarse temprano o tarde. Todas las demás seborran ante esta división
trazada por la misma naturaleza. Los quetropezamos paseando en el Retiro adquieren
derecho a nuestra simpatía yrespeto; son colegas estimables que forman con nosotros
una familiaaristocrática y privilegiada. A la vuelta, cuando encontramos a algúnamigo
que sale de su casa frotándose los ojos, no podemos menos dehablarle con un tonillo
impertinente, que acusa nuestra incontestablesuperioridad.
Pero no todo es tomar chocolate malo en el Retiro durante las mañanas deJunio. Lo
primero que hay que ver es al sol levantándose majestuoso porencima del parque, al
principio esparciendo una luz triste y blanca queviene a besar fríamente el Rege
Carolo III de la puerta de Alcalá,después otra rojiza y más alegre que tiñe los muros
de las primerascasas con que tropieza, finalmente la vívida, risueña y esplendorosa
 
 
 
 
Remove