Not a member?     Existing members login below:
FREE 1,250 eBook USB Library with each 550 AudioBooks Order. Click here

Adriana Zumarán

la cara de Laura, sobre la blancurade los almohadones, parecía
diluirse cada vez más en la penumbra azul.
EPILOGO
Se llevó a cabo, tres días después, la ceremonia del
casamientoreligioso. Adriana dejó que su madre y su tío
dispusieran todo lo que ala situación convenía. Hubo que buscar
a otro sacerdote, porque se negórotundamente a consagrar la
unión el que la primera vez viniera enbalde. Muñoz ni siquiera
pidió cuenta a su mujer de la huida a casa delas Aliaga. Y
comprendió, ahora, aquellas palabras de Julio que tanto lehabían
intrigado: "La parte de la tierra ha de corresponderte a ti".
Laura, trasladada a la estancia, comenzó a mejorar, excitada
por el soly el aire áspero del campo. Pero tuvo una recaída y
murió. Acaso no vinoa sostener sus débiles fuerzas una
suficiente voluntad de vivir.
Las Aliaga volvieron a la ciudad y al cabo de un año Carmen
aceptó aJosé Luis Aguirre, aun cuando la persona de éste no
coincidía con susecreto ideal... Pero al fin, menos apasionada
que la pobre Laura, másresignada a la realidad del mundo y
enseñada, además, por la verdad queparecían realmente encerrar
los extraños temores y presentimientos deZoraida, había cesado
de cifrar esperanzas en el peligroso amor. Fingiópor eso la
común alegría de las novias y se casó. Como luego, poco apoco,
su imaginación cesó de volar a las nubes, y por otra parte
JoséLuis, aunque siempre presumido, era un marido excelente,
concluyó porhallar en el mundo la relativa felicidad.
Adriana y Julio no volvieron a encontrarse. Viajó él por
Europa y al finse estableció en España.
 
Remove