Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Adriana Zumarán

sabes. Sinembargo, yo sospecho que sin haberte tratado con
ellas les tienesantipatía a las Aliaga, y tal vez esa bondad tuya
ha sido un cálculopara alejarme de ellas...
—Yo no calculo nunca, Adriana, soy demasiado leal.
—Lo sé, lo sé... pero entonces yo sí he calculado, te lo
confieso.Sería difícil explicarte... Yo misma no comprendo con
claridad porquéahora voy con inquietud a esa casa. ¡Y si
supieras qué cariño les tengo!A Laura la adoro. No sé lo que
daría por verla dichosa... Laura Aliagaes mi mejor amiga.
—¡Ah, tu mejor amiga!
—Exceptuándote a ti, naturalmente... Pues bien, con todo esto,
prefieroverlo en tu casa.
—En fin, ¿qué nueva prueba pretendes de mi amistad?
—Óyeme bien: quisiera verlo a Julio, de vez en cuando, con tu
ayuda,por la noche...
—¿Por la noche? ¿Y dónde quieres verlo de noche?
—En el teatro, Charito. Ha empezado la temporada de ópera y
tú sabesque voy, en las noches del primer turno, con Raquel y
Fernando. Julio vaa la platea para verme, pero naturalmente
apenas hay oportunidad dehablar. Además, puedo encontrarme
con Muñoz y esto sería desagradable.Yo pienso ceder mi butaca
a Fernando para que él invite a otro amigo, opuedo dártela a ti...
—¡Pero si yo estoy muy bien en el palco nuestro!
—Para que tú la regales, Charito. No me interrumpas. Ya
verás que tepido un pequeño sacrificio... Como de todos modos
Remove