Not a member?     Existing members login below:

A Vuela Pluma Colección de Artículos Literarios y Políticos

yáspero del terreno á veces y en lo insalubre y mortífero de aquel climapara los
europeos, encuentran apoyo los insurrectos, y nuestros soldadosobstáculos harto
difíciles de superar. Si recordamos que en la primeramitad de este siglo hubo en
Andalucía foragidos como el Tempranillo, elChato de Benamejí, el Cojo de Encinas
Reales, Navarro y Caparrota, y queteniendo cada cual una cuadrilla de diez ó doce
hombres á lo más, encampo raso, donde, si á veces el terreno es quebrado, no hay
selvastupidas ni lugares pantanosos, todavía burlaron las persecuciones y
sesustrajeron durante largos años á las batidas que dió el poder públicopara cazarlos,
no debemos extrañar que, á pesar de nuestro valeroso yvaliente ejército, recorran la
isla Antonio Maceo, Máximo Gómez y otrosmalhechores, con disfraz de patriotas, y
que talen, incendien y saqueensin que se haya logrado aún capturarlos é imponerles el
castigo quemerecen.
La disculpa del poco éxito alcanzado hasta ahora no puede tenerfundamento más
sólido ni más claro.
En cambio son dignos de omnímodas alabanzas, singularmente en el
generalMartínez Campos, el noble patriotismo y la suprema abnegación con quefué á
Cuba, exponiéndose en una lucha sin gloria á la mengua ó á lapérdida de su crédito,
que ya no podía ser mayor. Y no menos alabanzapiden la lenidad, la dulzura y el
espíritu de conciliación con que elgeneral Martínez Campos, durante todo el tiempo
que ha mandado en laisla, ha tratado á los diferentes partidos políticos que en ella
hay,sin excluir á los que llenos de imperdonable ingratitud hacia lametrópoli y ciegos
por ambición ó por falso y torcido amor al suelonatal, anhelan y buscan la separación
de Cuba y de España.
A pesar de esta conducta circunspecta y humana del general MartínezCampos, en
nada desmentida hasta el día por su sucesor el generalWeyler, y á pesar de que los
insurrectos no tienen residencia fija niguarida permanente, sino que andan á salto de
mata, más que comosoldados como ladrones, ha ocurrido lo que á nadie sorprende,
porque sepreveía; pero lo que á toda persona honrada y juiciosa escandaliza yaturde.
El Senado anglo-americano, después de larga discusión, en quemuchos de sus más
notables individuos se han desatado en groserísimasinjurias contra España, ha
estimulado y autorizado al presidenteCleveland para que, en el momento que
considere más oportuno, declare labeligerancia de los insurrectos.
Durísimo, feroz es el ultraje que el Senado anglo-americano ha hecho áEspaña y
que la Cámara de representantes de la misma República casi porunanimidad ha
confirmado luego; pero aunque los periódicos másacreditados de la Península miran
con calma la ofensa que hemos recibidoy recomiendan al pueblo español prudencia y
sufrimiento, todavía quieroyo, valga por lo que valga y hasta donde mi voz pueda ser
oída,recomendar prudencia y sufrimientos mayores.
Remove